Estimados clientes y amigos,

Nos ponemos en contacto con vosotros para informaros que en el BOE de 18 de marzo de 2.020 se publicó el RD 465/2020, de 17 de marzo, por el que se modifica el RD 463/20, de 14 de marzo, por el que se declara el Estado de Alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, que entró en vigor en el momento de su publicación.

En este nuevo RD, en síntesis, se varían o aclaran algunos aspectos puntuales del Estado de Alarma, entre ellos, y por lo que a nosotros más nos interesa, se modifica el criterio inicial de suspensión e interrupción general de términos y plazos en el ámbito administrativo, y ahora se detalla lo siguiente:

  1. La suspensión no será de aplicación a los trámites de afiliación, liquidación y cotización de la Seguridad Social, que son, por lo tanto, trámites que deben realizarse necesariamente en los plazos ordinarios legalmente previstos.
  2. Dicha suspensión tampoco será de aplicación a los plazos tributarios, sujetos a normativa especial, ni afectará, en particular, a los plazos para la presentación de declaraciones y autoliquidaciones tributarias, que son, por lo tanto, trámites que también deberán realizarse necesariamente en los plazos ordinarios legalmente previstos.

En línea con este criterio, el BOE de 19 de marzo de 2.020 ha publicado la Orden HAC/253/2020, de 3 de marzo, por la que se aprueban los modelos de declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y del Impuesto sobre el Patrimonio, ejercicio 2019, se determinan el lugar, forma y plazos de presentación de los mismos, se establecen los procedimientos de obtención, modificación, confirmación y presentación del borrador de declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, y se determinan las condiciones generales y el procedimiento para la presentación de ambos por medios telemáticos o telefónicos.

Desde la AEAT se destaca que las innovaciones introducidas siguen la pauta de conseguir una mayor eficiencia, reducir las cargas fiscales indirectas, mejorar la asistencia al contribuyente, y limitar en lo posible los requerimientos que se le hacen.

En relación a la declaración del IRPF, entre los aspectos más destacados de esta normativa os adelantamos de forma extractada los siguientes:

1º.- El plazo de presentación del borrador de declaración y de las declaraciones de IRPF e Impuesto sobre el Patrimonio, será el comprendido entre los días 1 de abril y 30 de junio de 2020, ambos inclusive. (art. 8)

 Por lo tanto, con estado de alarma o sin él, nuestra cita anual con Hacienda se mantendrá intacta, ya que no se interrumpen los plazos para la presentación de declaraciones y autoliquidaciones tributarias.

 2º.- Presentación.

 Están exentos de presentar la declaración de IRPF aquellos que hayan percibido rentas iguales o inferiores a 22.000 € anuales y que cuenten con un solo pagador. No obstante, si se deberá presentar la declaración si se solicita devolución.

 La declaración del IRPF del ejercicio 2.019, como la del año anterior, deberá ser presentada por medios electrónicos a través de Internet en la sede electrónica de la AEAT, por teléfono, o en las oficinas de la AEAT previa solicitud de cita. También podrá serlo en las oficinas habilitadas por las CC. AA., ciudades con Estatuto de Autonomía y entidades locales, para la confirmación del borrador de declaración.

Si la declaración del IRPF resultase a ingresar el contribuyente podrá domiciliar el ingreso, ingresar obteniendo un NRC de su entidad bancaria, o podrá efectuar el pago mediante un documento para ingreso en una entidad colaboradora, que deberá imprimir y proceder seguidamente a efectuar el ingreso.

3º.- Plazos para domiciliación y fraccionamientos.

Para los casos de declaraciones con resultado a ingresar con domiciliación en cuenta, la campaña concluirá con anterioridad, el 25 de junio. Quien opte por domiciliar únicamente el segundo plazo del IRPF, podrá realizar la domiciliación hasta el 30 de junio.

Los contribuyentes podrán fraccionar, sin interés ni recargo alguno, el importe de la deuda tributaria resultante de su declaración de IRPF, en dos partes:

  1. La primera, por el 60 % de su importe, en el momento de presentar la declaración.
  2. La segunda, por el 40 % restante, hasta el 5 de noviembre de 2020, inclusive.

4º.- Cambios en la identificación del domicilio fiscal.

El borrador de IRPF de este año presenta una notable simplificación respecto al modelo de años anteriores para la identificación del domicilio fiscal del contribuyente.

En los modelos de otros años esta información aparecía en la primera página del modelo y se le mostraba al contribuyente en el momento de descargar los datos fiscales. Este año este apartado se presenta de forma separada al resto de la declaración, siendo el contribuyente quien deberá ratificar el último domicilio fiscal disponible o, en su caso, modificarlo.

5º.- Cambios en rendimientos de capital inmobiliario y de actividades económicas.

Se mejora el proceso de generación de datos fiscales, de tal manera que en la cumplimentación de los rendimientos de capital inmobiliario y de actividades económicas en estimación directa, se consolida en un único apartado toda la información relacionada con los inmuebles de los que es titular el contribuyente, bien como propietario, bien como usufructuario. Entre la información que deberá facilitarse, habrá que consignar el uso que ha tenido cada inmueble durante el ejercicio.

En los arrendamientos de bienes inmuebles, o constitución de derechos o facultades de uso o disfrute sobre los mismos, se facilita el cálculo del rendimiento neto de capital inmobiliario, y se desglosan todos los conceptos necesarios para ayudar al contribuyente en el cálculo de las cantidades destinadas a la amortización, que como ya sabemos acostumbran a ser el principal gasto deducible.

Cumplimentando estas casillas, Renta Web calculará el importe de la amortización deducible y, en el próximo ejercicio, el contribuyente podrá obtener este importe directamente de Renta Web.

6º.- Agilización del trámite de devoluciones.

Se crea un nuevo anexo “D”, de cumplimentación voluntaria, en el que los contribuyentes pueden consignar el NIF de los proveedores de determinados gastos, y su importe. Así, los contribuyentes que lo deseen podrán, en el caso de determinados gastos, indicar el NIF de quien les realizó la obra o les prestó el servicio, así como el importe de la factura o justificante emitido por quien realizó el gasto, y que el obligado tributario deberá obligatoriamente conservar para, en su caso, poder justificar dicho gasto.

7º.- Cambios en los ingresos computables y gastos deducibles.

Para los rendimientos de actividades económicas en estimación directa se modifica la relación de ingresos computables y gastos deducibles.

En relación a los ingresos se persigue que la relación de ingresos declarados sea más acorde con la naturaleza de los ingresos obtenidos.

En el capítulo de los gastos deducibles, destacan dos modificaciones, a saber:

  1. Por un lado, es conveniente distinguir la compra de existencias de la variación de existencias, para evitar errores en la cumplimentación del modelo.
  2. Por otro lado, se efectúa un desglose más amplio de los gastos de personal. Se trata de conceptos claramente diferenciados, como p. e. la SS a cargo de la empresa, o la SS o aportaciones a mutualidades alternativas del titular de la actividad.

Se diferencia el gasto por primas de seguro y las dotaciones para amortización del inmovilizado material e inmaterial, por tratarse de gastos con sustantividad propia fácilmente identificables. Se incluyen casillas para consignar el IVA devengado o soportado como ingreso o gasto, en aquellos casos en los que este impuesto sea un mayor ingreso computable o gasto deducible en el IRPF, de acuerdo con la normativa reguladora de este impuesto y del IVA.

Esta medida debe ponerse en relación con la Orden HAC/773/2019, de 28 de junio, por la que se regula la llevanza de libros registro en el IRPF, que actualiza el contenido de estos libros registro, refuerza y concreta la posibilidad de que puedan ser utilizados, con las adiciones necesarias, como libros registro del IVA, en los términos previstos en el art. 62.3 del Reglamento del IVA.

En relación a la declaración del Impuesto sobre el Patrimonio, el modelo aprobado no presenta diferencias estructurales de contenido relevantes con el de la declaración del ejercicio 2018.

Su presentación podrá hacerse exclusivamente por conducto electrónico a través de Internet, utilizando alguno de los sistemas de identificación descritos en art. 15.4 de la Orden HAC 253/2020, teniendo en cuenta la habilitación conferida al titular del Ministerio de Economía y Hacienda en el art. 38 de la Ley 19/1991, reguladora del IRPF, para establecer los supuestos y condiciones de presentación de las declaraciones por medios telemáticos, y atendiendo a la especial capacidad económica puesta de manifiesto por los sujetos pasivos obligados a declarar por este impuesto.

Debemos recordar que el Impuesto sobre el Patrimonio es un impuesto parcialmente cedido, por lo que las CC. AA. de régimen común pueden asumir competencias normativas sobre el mínimo exento, el tipo de gravamen y las deducciones y bonificaciones de la cuota, que serán compatibles con las establecidas en la normativa estatal y no podrán suponer una modificación de las mismas, por lo que deberemos estar a lo que la C. A. pueda disponer en relación a estos aspectos.

El equipo de Sagasta Asesores espera que esta información sea de vuestro interés, y quedamos a vuestra disposición para ampliaros o aclararos cualquier extremo.

Esta publicación contiene información de carácter general, sin que constituya opinión profesional ni asesoramiento jurídico fiscal. Se prohíbe la explotación, reproducción, distribución, comunicación pública y transformación, total y parcial, de esta obra, sin autorización escrita de Sagasta Asesores.

Sagasta Asesores

No te quedes con dudas.

En Sagasta Asesores las aclararemos todas

Llámanos o visita nuestra web para conocernos mejor.

Únete a nuestra Newsletter